lunes, 29 de septiembre de 2014

Explosión de colores con un lanza cohetes de confeti casero


Precauciones:
Involucra fuego, así que debes de contar siempre con la supervisión de un adulto por tu seguridad y la de los demás.

Involucra un buen desastre con confeti, así que asegúrate que donde lo vayas a realizar tengas el permiso de la persona dueña de la casa, o bien ten presente que te tocará limpiar después del experimento.
En este experimento, nos valdremos de muchos principios tanto de la física como de la química para lograr hacer una explosión de colores, refiriéndonos por supuesto a muchísimo confeti volando por todas partes.

Porque sabemos que pocas cosas hay que sean más divertidas que arrojar confeti y pensando en todos aquellos que todavía tienen alma de niño, les presentamos este sencillo y seguro experimento (si se hace con todas las medidas de precaución que mencionaremos).

La idea es construir una especie de cañón que en lugar de disparar balas de cañón, dispare cientos de confetis al aire una y otra vez.

Materiales:
Un embudo de plástico con unos 15 a 25 cm de diámetro.
Unas tijeras y cuchillo dentado con buen filo para cortar.
Una botella de plástico, preferentemente de un litro.
Supervisión de un adulto
Un mechero de cocina o encendedor de cocina
Una lata de aerosol, como spray para el cabello o desodorante
Muchísimo confeti
Pegamento potente, tipo industrial o bien una pistola de silicona
Cinta adhesiva

Procedimiento:
Para fabricar el lanza confeti, primero necesitaremos tomar la botella con todo y el tapón. Con las tijeras con punta o bien un cuchillo dentado haremos un pequeño agujero en el tapón, no enorme pero tampoco muy pequeño. Con 1 cm de diámetro debería bastar. En el agujero va a ir colocado el embudo, pero únicamente el cono ya que también debemos remover el tubo del embudo que conecta con el cono. Así, el agujero del tapón debe ser apenas más pequeño que el orificio que le dejemos al cono en la parte más angosta cuando quitemos el tubo.

Después, como ya posiblemente adivinaste, hay que remover el tubo del embudo y conservar únicamente el cono. Para ello, utilizaremos el cuchillo dentado con mucho cuidado para evitar cortarnos. El cuchillo debe tener buen filo y es preferible que lo realice un adulto.

Una vez teniendo el agujero en el tapón de la botella y el embudo separado, entonces procederemos a colocar pegamento en el tapón, en el agujero que hicimos para fijar el cono con el tapón lo más firmemente que podamos. Una vez que seque el pegamento, podemos reforzar la unión con cinta adhesiva para asegurarnos de que no se desprenda.

Por último, necesitamos hacer un último agujero en la base de la botella de buen tamaño, como el del tapón, pero no más grande. La idea es que por allí quepa el orificio de la lata de aerosol o spray ya que ese será nuestro combustible. Ahora estamos listos para comenzar a utilizar nuestro lanza confeti.

Recomendaciones de uso:
Antes que nada, tenemos que fabricar un tapón de papel que irá justo en la boca del embudo, en la parte más angosta que es la que pegamos al tapón. Así, el confeti se mantendrá en el cono y no en el interior de la botella. Una vez hecho el tapón, entonces ponemos el confeti en el cono a nuestro gusto.

Primero, debemos de asegurarnos de que el spray no manche alrededor del orificio que preparamos en la base de la botella. De ser así, tengamos siempre a mano un trapo húmedo para remover cualquier exceso y sobre todo jamás utilizarlo si es que nos cae un poco en las manos. Si llegase a suceder, hay que ir a enjuagarse las manos con abundante agua. Una vez que se tomaron las precauciones necesarias, daremos 2 o 3 atomizaciones del spray dentro de la botella por medio del agujero que preparamos para ello en la base. Es importante que coloquemos rápidamente la botella vertical apoyada en la base para evitar que el gas escape. El gas de los sprays es típicamente más ligero que el aire, así que este tenderá a escapar por la parte superior, misma que obstaculizamos con el tapón de papel que fabricamos. Si dejamos la botella acostada, entonces el gas podrá más fácilmente escapar dela botella. Colocando la botella en posición vertical disminuimos este efecto indeseado, ya que el gas se concentrará preferentemente en la parte superior de la botella por ser menos denso y no en la parte inferior.

Una vez que la botella esté en vertical y que verifiquemos que no tengamos restos del spray en la mano, con el mechero de cocina acercaremos la flama hacia el orificio en la base y… ¡a volar, confeti!

Explicación
Lo que está sucediendo es una reacción de combustión. Los gases que se forman como consecuencia de la combustión ocupan mucho espacio, espacio que les hemos negado al confinarlos en una botella tapada. Adicionalmente, la alta temperatura de la combustión hace que los gases se quieran expandir muchísimo, pero una vez más, no pueden hacerlo por el tapón. Así, para que el gas pueda expandirse y deshacerse de toda esa energía extra que generó la combustión, deben de expulsar el tapón junto con todo el confeti que colocamos y eso es justamente lo que hace volar el confeti por los aires. Este experimento se puede repetir tantas veces como spray y confeti tengamos.

extrtaído de:http://www.xn--experimentosparanios-l7b.org/

0 comentarios :

Publicar un comentario