martes, 30 de septiembre de 2014

Remedios caseros para la contractura cervical



Uno de los más típicos calmantes para dolores cervicales que existe es el sauce. Esta planta, debido a su alto contenido de salicina, es genial para esta clase de problemas. Se prepara una infusión con un poco de su corteza y se bebe, siendo su principio activo el mismo que el de las aspirinas.

Uno de los más típicos desinflamantes que se emplean en casos de dolor cervical es el abedul. Las hojas de esta planta, también infusionadas y bebidas como en el caso anterior, tienen una gran acción sobre las contracturas y pueden resultar muy útiles para esta clase de problemas.

No hay que olvidarse, además, de algunas infusiones de hierbas como el romero, el tomillo o la salvia, que pueden aplicarse externamente y son muy útiles para problemas musculares y contracturas en general. En este caso, hay que aplicar con masajes.

extraído de: http://remedios.innatia.com/

0 comentarios :

Publicar un comentario